A diario, se utilizan términos con pacientes o alumnos como “estabilidad” o “zona neutra”, que se sobre entienden. Pero, ¿Saben realmente a qué nos referimos? ¿Conocen los profesionales qué engloba en su totalidad esos conceptos?

El objetivo de este artículo es definir estos términos según los estudios de  los autores más relevantes, entender la relación que existe entre ellos y conocer las pautas para poder trabajar correctamente.

ESTABILIDAD

¿Qué es la Estabilidad?

Boyle (2003) la define como “la habilidad para crear movimientos en las piernas y los brazos, sin movimientos compensatorios de la columna vertebral y/o la pelvis”, mientras que Sherry y Best (2004) la entienden como “la habilidad para controlar la posición del tronco y la pelvis, para la correcta producción y transferencia de fuerzas durante las actividades funcionales”

A partir del concepto “CORE STABILITY” (Gadja y Domínguez, 1982), Panjabi (1992), describía tres subsistemas que trabajaban en conjunto para proporcionar estabilidad a la columna vertebral durante acciones estáticas y dinámicas:

  1. El subsistema de estabilización pasivo (discos intervertebrales, ligamentos, cápsulas articulares y articulaciones interapofisarias)
  2. El subsistema de estabilización activo (musculatura)
  3. El subsistema de control motor.

Los tres subsistemas son necesarios para que la columna vertebral encuentre la estabilidad, pero ¿en qué medida?

Por una parte, se sabe que las estructuras pasivas no son capaces de proporcionar la estabilidad necesaria a la estructura vertebral (McGill, 1996; Norris, 2007; Panjabi, 1992), puesto que intervienen en amplitudes externas de movimiento. Además, las estructuras ligamentosas sufren cambios degenerativos que pueden contribuir a ese desequilibrio. Por otro lado, la columna vertebral sin los músculos seria una estructura inherentemente inestable, que se deformaría con mucha rapidez al aplicarse fuerzas compresivas.

Todo parece indicar que los sistemas activos y del control neural juegan un papel mucho más importante  que los elementos pasivos para lograr la estabilidad del raquis. Por lo tanto, habrá que fijarse prioritariamente en aquellos subsistemas para la búsqueda de la inestabilidad en la columna vertebral lumbar y de la pelvis.

INESTABILIDAD E HIPERMOVILIDAD

¿Qué es entonces la Inestabilidad?

La inestabilidad implica una hipermovilidad, pero no todas las hipermovilidades nos conducen a una inestabilidad. La diferenciación entre ambos términos reside en el control motor y en el subsistema activo.

Maitland (1986) define la inestabilidad como “una amplitud de movimiento excesiva en la que no existe un control muscular de protección, mientras en la hipermovilidad sí se tiene un control muscular completo”. Debido a que los segmentos inestables son menos rígidos, los movimientos de la columna se incrementan ante cargas mínimas. Una mayor laxitud nos conduce a más movimiento ante la misma carga.

LA ZONA NEUTRA Y ZONA ELÁSTICA

Zona neutra

fue definido por Panjabi en 1992  comoun limitado Rango de Movimiento ó ROM (Range of Motion), próximo a la posición anatómica de la articulación, donde los elementos pasivos proporcionan una resistencia mínima”. Esto provoca que el sistema activo  tenga que proporcionar unos valores muy altos de estabilidad y control espinal.

Según Heredia, 2013Podría considerarse una zona fisiológica ideal de movimiento y control del raquis lumbar, donde existe mínima tensión sobre las estructuras pasivas, con una óptima participación del subsistema activo y control neural“.  Este mismo autor afirma que se podrá garantizar la seguridad  del raquis lumbar cuando, al realizar cualquier tarea, la columna lumbar sea estabilizada activamente en torno a su zona neutra

Zona Elástica

Se entiende como zona elástica la parte del ROM que va desde la zona neutra hasta el límite fisiológico. En esta zona, se supone que los elementos pasivos aportan gran parte de la estabilidad al complejo, con sus beneficios y sus riesgos.
Por lo tanto, los daños en los tejidos de los elementos pasivos se producirán cerca de las zonas límites del ROM y no dentro de la zona neutra. Este  concepto es clave para mantener la columna lumbar sana y libre de dolor.

Siguiendo el  modelo de Panjabi, podemos asegurar entonces que existe un mayor grado de laxitud en la zona neutra de la articulación y mayor rigidez hacia el límite del ROM por la tensión de los elementos pasivos.

Podemos afirmar también que,  realizar movimientos fuera de la zona neutra  aumenta significativamente el riesgo de lesión ya que es el punto de movimiento fisiológico intervertebral ideal en donde  los elementos neuromusculares están activos. Existe una mínima tensión sobre las estructuras pasivas  y una mínima compresión discal. Por lo tanto, a mayores grados de activación muscular, mayores márgenes de seguridad.

La zona neutra puede aumentar de tamaño por lesión, degeneración articular y/o debilidad de la musculatura estabilizadora. El daño en los tejidos puede disminuir la rigidez articular, incrementar el ROM intervertebral para un momento de fuerza dado, e incrementar la zona neutra. Como consecuencia de esto, las estructuras pasivas estarán provocando una disfunción en el sistema que indicará la inestabilidad de la zona.

Por otro lado, el sistema muscular para compensar la falta de un buen funcionamiento del sistema de control, puede incrementar la rigidez principalmente de los grandes músculos superficiales y en consecuencia inmovilizar la columna. Un exceso en la rigidez espinal significará una disminución de la zona neutra provocando una falsa estabilidad, acercándose a una situación estática del control (ineficiente, irreal y disfuncional) más que a una situación dinámica (eficiente y real).

 Una vez analizados los conceptos y desarrolladas las teorías de diferentes autores se pueden aceptar  las siguientes afirmaciones:

  • Los sistemas activos y del control neural juegan un papel mucho más importante que los elementos pasivos para lograr la estabilidad de la columna vertebral.
  • Inestabilidad conlleva a una hipermovilidad de la zona sin que exista control motor.
  • La zona neutra es la zona fisiológica ideal para que se realice el movimiento sin riesgo de lesión y con una óptima participación del sistema muscular y control motor.
  • Realizar movimientos dentro de la zona elástica supone posibles lesiones de los elementos pasivos
  • Posibles lesiones articulares y/o debilidad de la musculatura estabilizadora pueden provocar un aumento de la zona neutra y por lo tanto un ROM demasiado amplio que provoque inestabilidad
  • El subsistema activo es capaz de inmovilizar la columna aumentando la rigidez muscular para buscar su estabilidad.
  • Daños en estructuras pasivas de la columna provocarán una actividad muscular insuficiente para mantener el control postural de la columna y el control a nivel intersegmentario.

PAUTAS DE ACTUACIÓN

Como ya se ha visto, el componente muscular es indispensable para lograr la estabilidad.  Según (Cholewicki, 1997; McGill, 2006; Richarson, 1999), con una ligera y modesta co-contracción de abdominales y paravertebrales se crea articulaciones suficientemente rígidas y estables.

Con todo esto, el objetivo está en enseñar patrones motores sencillos que irán progresando hacia actividades cada vez más complejas y funcionales. Se deben proponer desafios en los que se vean implicados cada vez más grupos musculares. Mejorar la fuerza y el control postural, así como dotar de las herramientas necesarias para desarrollar su propiocepción y aprendizaje neuromotor durante la ejecución de movimientos.